La lucha contra el radón en Europa: Los planes nacionales

Desde el descubrimiento del gas radón como agente cancerígeno, la Unión Europea legisla sobre el tema a partir de los años 90. Fue en el año 2013 cuando estableció que los estados miembros tenían la obligación de hacer un plan nacional contra el gas a fin informar y proteger a la población de los riesgos del radón.

En España, con retraso

El plazo para adaptar nuestra legislación a la directiva europea acabó en febrero de 2018. La principal dificultad de la elaboración del plan radica en la cantidad de ámbitos de abarca. Así, en Francia, el plan nacional involucró a los ministerios de medio ambiente, vivienda, trabajo, sanidad, sanidades regionales, direcciones regionales de empresas, competencia, consumo, trabajo y empleo.

Mientras llega este plan, a finales de 2022, se aprobó el Reglamento sobre protección de la salud contra los riesgos derivados de la exposición a las radiaciones ionizantes. En el mismo se ordena, por fin, el establecimiento del plan.

Para ello ordena la creación de un comité cuya principal función será la elaboración del PNR que recogerá las estrategias y las actividades a desarrollar a fin de reducir el riesgo para la salud de la población.

Un comité complejo

Este comité, adscrito al Ministerio de sanidad, estará formado por una presidencia (a cargo de un representante de ese Ministerio), una Vicepresidencia (a cargo de un representante del Consejo de Seguridad Nuclear), y un conjunto de vocalias formadas por:

*Ocho jefes de Área de los siguientes ministerios

 -Dos del Ministerio de Sanidad

-Dos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico

-Dos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana

-Dos del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

*Dos Jefes de Area del Consejo de Seguridad Nuclear.

*Un representante por cada comunidad autónoma que quiera participar

*tres representantes de las entidades locales, designadas por la Federación Española de Municipios y Provincias.

Las funciones de este comité serán la elaboración, impulso, evaluación y supervisión del PRN, que deberá actualizarse cada cinco años, de acuerdo con el conocimiento científico y con los avances obtenidos.

Todo ello sin perjuicio de la elaboración de los propios planes de las comunidades autónomas y las entidades locales que puedan hacer en el ámbito de sus competencias, y dentro del marco del Plan Nacional.

El comité se reunirá al menos dos veces año y servirá para coordinar criterios y políticas de los diferentes ministerios, organismos y administraciones regionales y locales.

El comité podrá constituir un grupo de trabajo formado por representantes de los ministerios implicados y del Consejo de Seguridad Nuclear, con la participación de las personas expertas que ellos mismos consideren, las cuales tendrán voz, pero no voto. De esta manera se espera que España, por fin, se ponga a la altura del resto de paises europeos.

Los planes nacionales en Europa

En europa se van desarrollando y ampliando continuamente los planes contra el radón.

Así por ejemplo, Italia desarrolló el «Piano Nazionale Radon» en 2002, que incluye información sobre cómo identificar edificios con alta concentración de radón, medir la concentración en el aire, y reducir la exposición. Tras la transposición de la Directiva 2013/59/Euratom, se está creando un grupo de trabajo técnico para una nueva propuesta de plan nacional de acción.

Francia también cuenta con un Plan Nacional que incluye seguimiento de regulaciones, herramientas de medición y formación de profesionales. En la actualidad, se encuentra en vigor el cuarto «Plan National d’action radon» (2020-2024) con énfasis en información, conocimiento y construcción.

En Alemania tienen el “Aktionsplan Strahlenschutz” un plan de acción desarrollado para abordar la exposición al radón y otros agentes radiactivos. El plan incluye medidas para mejorar la detección de la presencia de radón en edificios y para reducir la exposición en hogares y lugares de trabajo.

El Reino Unido tiene el “National Radon Action” plan desarrollado en 2003 para abordar la presencia de radón en hogares y edificios de trabajo. El plan incluye medidas para mejorar la detección de la presencia de radón, para fomentar la mitigación de los riesgos y para promover la concientización sobre los peligros del radón. Otros países con experiencia en el tema incluyen Irlanda y República Checa, que actualmente están en una segunda fase de su programa de radón, con objetivos de reducir la cantidad de muertes por cáncer de pulmón y concienciación pública.